¡Los superhéroes sí existen!


Superheroes-4Personajes

Edición Especial del Blog de Autógrafo* 

Ramón Power,  Nilita Vientós, Sor Isolina y … ¿otros?

Desde el inicio del siglo 19, la sociedad puertorriqueña ha atravesado por distintas etapas donde sus miembros han tenido que enfrentar problemas sociales y económicos, algunos de ellos con etiqueta de insalvables.  Estas grandes tramas han requerido a los puertorriqueños definir sus valores, los límites del poder del estado, los problemas de la justicia social y la libertad individual o del grupo, entre otros.  Estos hombres y mujeres han sido capaces de enfrentarse a cada amenaza solo usando su inteligencia, tesón y confianza en si mismo; son una clase de superhéroes!

Sin embargo, tan pronto se hace mención del termino superhéroes, pensamos en los personajes de los cómics.  Estos personajes de ficción, cuyas características superan las de los héroes clásicos, generalmente con poderes sobrehumanos, y entroncado con la ciencia ficción, surgen como respuesta a la crisis que sufre la ciudad (Gótica, Metrópolis) o el país o el mundo.  De esa misma manera, sucede con nuestros superhéroes puertorriqueños que emergen frente la problemática política-social-económica periódica que abate a Puerto Rico pero muy distinto a los otros, ellos se enfrentan a las situaciones sin superpoderes recibidos que vienen de otro planeta o como resultado de accidentes en experimentos.

Ferre,Isolina

Isolina Ferré Aguayo

No obstante, ambos superhéroes comparten características similares, por ejemplo se preocupan primero por la necesidad ajena a la propia (Isolina Ferré Aguayo); son altruistas, condescendientes (Ramón Emeterio Betances) y, en todo caso, se dejan llevar por una excelencia ética y evitan ser seducidos por el poder y la gloria (Eugenio María de Hostos).  Normalmente, aunque defensores de la justicia, la humanidad y la honestidad no se autoproclaman como dueños de virtud alguna.

Screenshot 2014-11-21 15.07.24

Nilita Vientós Gastón

Los superhéroes de ficción y los reales se convierten en modelos para gran parte de la sociedad por lo que entienden que esto le exige una gran responsabilidad.  Irónicamente,  esto los hace blancos en numerosas ocasiones de celosos seudo-guardianes de los valores y moralidad, exigiéndoles un modelo extraordinario de virtud.  Por lo cual, en ocasiones para vivir dentro de la sociedad se someten de forma voluntaria a las normas de estas (Nilita Vientós), aunque siempre le queda un remanente resistiendo el embate.

Este remanente es el que, históricamente, de vez en cuando, bajo ciertas condiciones, ha despertado en la sociedad puertorriqueña un ramillete de superhéroes por la vía normal o por el  underground, (Bernardo Vega, José Luis González, Felisa Rincón de Gautier) ignorando por completo el establecimiento y siempre bajo canales no convencionales establecen sus marcas.

Muchas veces nuestros superhéroes aprovechan la oportunidad de insertarse en la apertura de la oficialidad para adelantar sus estilos o creencias (Enrique Laguerre).  Siendo temporalmente apadrinados por las altas jerarquías de la sociedad, retan los códigos asfixiantes para hacerlo más permisivo (Luis Palés Matos).  Y tan pronto, el primer superhéroe tiene un éxito relativo, surgen otros de tal manera que hace falta reinventar los conceptos de la sociedad y mover a esta a otra etapa más humana.

En el difícil contexto en que vivimos, altos impuestos, falta de vivienda adecuada, deplorables casos de corrupción, sistema deficiente de salud y degradación de la tierra, entre otros, la población reclama al Estado que defienda sus libertades y derechos adquiridos a lo largo de las últimas décadas.  Sin embargo, los ciudadanos no siempre encuentran el respaldo esperado en las leyes, y denuncian que la Justicia, con mayúscula, ha pasado a estar de parte de los más poderosos; cuánto quisiéramos que alguien persiguiera a esos políticos corruptos y abusivos de “guante blanco”: el escenario está listo para que aparezcan los superhéroes, ficticios o reales.

BenÃtez_estudia_documento

Jaime Benítez

Mientras la inmensa mayoría piensa que el mundo no se puede cambiar, unos cuantos nadan, caminan y conducen contra la corriente proponiendo soluciones (Inés M. Mendoza, Miguel Ángel García Méndez), algunas de ellas muy lejos del entendimiento del momento.  Sin embargo, por medio de la enseñanza (Ana G. Méndez, Jaime Benítez) se consigue que los ciudadanos del país cambien sus conductas aunque en el otro lado del mundo unos individuos pisoteen vidas enteras para lograr su beneficio propio.

Todos soñamos con cambiar el mundo pero son los superhéroes que hacen el sueño realidad.  Contra viento y marea, y todo pronóstico, ellos creen que se puede cambiar el mundo concienciando a los individuos (Mariana Bracety, Ángel Ramos).  Los superhéroes son idealistas y, la misma vez,  realistas.  Reconocen que se debe mantener una actitud critica para enfrentar los problemas mundiales aunque a la vuelta de la esquina hayan individuos “reclutando” a niños para hacerlos soldados en África.

El Superhéroe se hace responsable del mundo, de las consecuencias del efecto invernadero, de la pobreza de los países menos desarrollados, de la destrucción de las  culturas, de las matanzas y genocidios.  ¡Es tan utópico pensar que un sólo individuo o un escogido o una mera solución para cambiar el mundo!  Aunque algunos pretenden que se baile al ritmo de la  canción de Disney “qué pequeño el mundo es…”, incluso en seguir soñando con los superhéroes ficticios.

Ante situación actual de Puerto Rico y el mundo, hay que decirles adiós a los superhéroes ficticios; y darle la bienvenida a los de carne y hueso.  Nuestra historia tiene un inventario enorme de hombres y mujeres, que sin otro norte que la justicia y la equidad, dedicaron sus años buscando que nuestra sociedad fuera más inclusiva en las épocas en que  cundía la pobreza material y espiritual.  Estos seres de vidas  extraordinarias son ejemplos para inspirarnos para comenzar un proceso de cambio que nos permita salir de crisis actual.  Autógrafo nos presenta una muestra de estos seres ordinarios que sin temor alguno podemos llamarlos: Superhéroes.

*Redacción por Luis Aguayo Rodríguez, Director Ejecutivo de Autógrafo.



Posted on November 25th, by Autógrafo Online in Historia de Puerto Rico.