Inés María Mendoza Rivera: Defensora de la puertorriqueñidad


pag-33-ines1

Inés María Mendoza Rivera

Oriunda del pueblo de Naguabo, donde nació en 1908, Doña Inés se insertó de manera indeleble en la crónica de nuestra Isla no sólo como una de las mujeres con mayor proyección e influencia política en Puerto Rico, como Primera Dama y esposa del gobernador Luis Muñoz Marín, sino también -y desde antes de eso- como una extraordinaria maestra en nuestro sistema de educación pública.

Esta excepcional mujer fue también una aguerrida defensora del idioma español, cuando en la década de los 30 del pasado siglo era obligatorio que la enseñanza en los salones de clase fuese exclusivamente en inglés.En 1937, y como consecuencia de esta lucha por hacer del aula un hogar fundamental para el español, Doña Inés no solo fue despedida como profesora de la Escuela Superior Central, sino que también fue despojada de su licencia como maestra.

Estas injusticias, lejos de acallarla, estimularon exponencialmente su militancia en diversos espacios de la discusión pública del país, en especial en aquellos relacionados con la cultura, la economía, la lucha contra la pobreza y la conservación ambiental.

El concepto de “Primera Dama” comenzó a ser usado en la política puertorriqueña con Doña Inés, cuando su esposo, don Luis Muñoz Marín, fue electo gobernador de Puerto Rico.

Al acercarnos a la biografía de doña Inés María Mendoza, los estudiantes podrán realizar ejercicios en los que se refuerce la importancia que tiene para la identidad nacional la defensa del idioma español. Además, conocer su participación en la creación de dos importantes proyectos para Puerto Rico: el Instituto de Cultura Puertorriqueña, y la División de la Educación a la Comunidad (DIVEDCO).

Humanista, profesora, patriota e intelectual, Doña Inés fue asimismo una prolífica escritora, con más de 300 artículos periodísticos publicados durante sus gestiones como Primera Dama. También, logró preservar La Fortaleza como monumento histórico y residencia oficial de la familia del Gobernador de la Isla, además de llevar allí nuestra música, nuestra pintura y nuestra literatura.

De importancia similar fue su cruzada por una educación universal y gratuita, anclada a la certeza de que este es un derecho que debe extenderse a todos los niveles porque profesaba el credo de que una sociedad justa y productiva depende de ciudadanos libres y educados.

Acompáñanos a ver el Autógrafo de doña Inés María Mendoza Rivera, una defensora de nuestra puertorriqueñidad.