Hostos: “Es poesía tener ojos en la cara”


Hostos-Blog 

-¿No le cansa a usted el mar?

-No señor; me encanta.

-Es una cosa tan pesada: ¡Cielo y mar, cielo y mar…! Siempre lo mismo.

-¿Lo mismo? Discúlpeme, pero yo creo que usted no ve bien.¿Es lo mismo el cielo de estas horas calurosas en que lo enciende el sol, que el cielo de la mañana, que el cielo de la tarde? ¿Los amaneceres, los ocasos, los nublados, son lo mismo? ¿Ese mar tan igual en apariencia, es lo mismo, tranquilo como está, que cuando está colérico? ¿No ha observado usted las calmas…?

-Todo eso es poesía.

-¿Qué…? ¿Es poesía tener ojos en la cara…? Usted tiene razón, eso es poesía. Para ver ciertas cosas se necesitan ojos que sepan mirar.

¨Es poesía tener ojos en la cara¨ Eugenio María de Hostos

Simón_Bolívar_2

Simón Bolívar (1783-1830)

Eugenio María de Hostos nació el 11 de enero de 1839 en Mayagüez. Es conocido por el movimiento político para la liberación del Caribe hispano, llamado Confederación Antillana, que implicaba la transformación de la colonia puertorriqueña en una república interrelacionada con las otras repúblicas que constituían las Antillas. Esta Confederación Antillana sería parte de la patria grande llamada América, concebida también como un entramado de estados aliados, todo con el propósito de emanciparse de Europa. A estos efectos, sobresalen en la crítica y la investigación actual, artículos y libros sobre sus tratados en sociología, en moral y educación. Sin embargo, ha sido poco estudiado el papel de la poesía en su búsqueda de la liberación y reconstrucción de las Antillas. Hoy nos proponemos empezar a llenar ese vacío en la investigación.

Uno de sus investigadores más proclives, Marcos Reyes Dávila, coloca toda la producción literaria hostosiana, incluyendo la poesía, en el bolivarismo, definido como esa búsqueda de desarrollo propio de América soberana. Una de las figuras principales de este movimiento de construcción de un continente americano independiente de Europa lo fue el libertador Simón Bolívar, de ahí el término bolivarismo. Reyes Dávila lo detalla de la siguiente manera:

 ”La obra medular de Hostos, ya sea en el ámbito de la política, de la economía, de la sociología, del derecho, de la filosofía, de la pedagogía o de las artes todas, está imbuida por el norte de esa emancipación bolivariana, por la urgente necesidad de descubrir a la América desconocida por los suyos y recién nacida en el universo de las naciones independientes, para restaurarla, transformarla, proponerle rumbo y destino propios, y modo de alcanzarlos.” Hostos, la llamarada escrituraria.

hostos1-960x600

Eugenio María de Hostos (1839-1903)

En el marco de la celebración del nacimiento de Eugenio María de Hostos nos disponemos a estudiar un poco su olvidada poesía, a la luz de su proyecto político para las Antillas y América.

Sobre la poesía liberadora

El poeta es un mundo en miniatura; un microcosmos… el poeta es un mundo en un espíritu, y solo cuando refleje al mundo y cuando haya recorrido todas las esferas de la moral podrá decir que ha cumplido su destino… Solo es poeta y digno de serlo el que, aspirando incansablemente a su alto fin, cuanto más adelanta en su camino de dolor, más sabe sufrir y elevarse y hacer fecundo su dolor. Armonías de Eugenio María de Hostos

Hostos insistía que todo ser humano debe cultivar primero la razón y luego la poesía y las bellas artes. El perfil del poeta ideal es aquél o aquella que racionaliza la poesía, que incluye elementos de la realidad probable y que dedica sus versos a las necesidades apremiantes de su país. A través de su arte, el poeta y la poeta emancipan la razón.

El racionalismo científico influencia las ideas hostosianas sobre la poesía. Esta probablemente es la razón por la cual rechaza la poesía romántica tradicional. En su ensayo dedicado al poeta chileno Guillermo Matta y así mismo titulado lo confirma “…esa tentativa ha correspondido en la poesía a la evolución intelectual y moral de nuestros tiempos, y vacilante como ella, contrasta con la poesía tradicional que tantos secuaces tiene todavía”.

El dolor del poeta para Hostos radica en poder alcanzar la síntesis de lo infinito, lograr condensar su universo en un verso. Para ello debe trabajar duro y perfeccionar su arte. En la progresión, en el movimiento se encuentra el destino del poeta. Ese movimiento es posible solo si refleja su mundo, su patria.

Hostos poeta

A penas existen cinco poemas escritos por Eugenio María de Hostos: Antes y Después, ¿Por qué fue?, El 18 del proscrito, El nacimiento del Mundo Nuevo y Los conquistadores de Chile. El primero habla sobre el inicio de sus encuentros amorosos con Belinda su esposa y el segundo de cuando la relación ya estaba más madura y lista para convertirse en matrimonio. Ambos fueron escritos en 1877:

“La apreté contra mi seno

Al bailar y me asusté

Y hui de ella como huye

Del bien eterno Luzbel.”

(¨Antes y Después¨)

“Porque la duda sutil en mi alma se albergó,

y la esperanza y la fe, y el amor mismo royó;

ya ha cesado de roer, ¡ya ha cesado! ¡ya cesó!

Di, ¿por qué fue? ¿Por qué?

Porque el amor hoy anida donde la duda anidó”

(¨¿Por qué fue?¨)

En 1889 desterrado por razones políticas en Chile escribe un poema, una oda a las celebraciones anuales del pueblo chileno por su independencia alcanzada el 18 de septiembre de 1810. El poema El 18 del proscripto, monólogo celebra la victoria chilena contra el imperio español pero también recoge su situación política como antillano todavía subyugado al imperio ibérico:

Aún resuena en mi oído…más adentro

Resuena en mi conciencia

El clamor de ese pueblo soberano

Clamando independencia.

Yo, mientras tanto, maldecido esclavo

Uncido a la coyunda,

Conmigo esclava donde quiera llevo

La patria gemebunda.

El poema El nacimiento del Mundo Nuevo escrito en 1892 es considerado su mejor composición. Fue escrito para un concurso convocado por el Ateneo de Lima, Perú, para celebrar el Cuarto Centenario del Descubrimiento de América. El poeta chileno Guillermo Matta fue corrigiendo los versos. Como ya hemos detallado, Matta gozaba de la total confianza poética de Hostos, quien acogió sus sugerencias. En este largo poema Hostos narra el paradisiaco encuentro de Colón con las islas Antillas y le distingue y salva del resto de los conquistadores.

Colón embelesado, se encamina,

De aquellas islas a la más cercana;

Horizonte risueño y transparente;

Una mar hasta el fondo cristalina;

—————-

El único capaz, entre ellos todos,

De admirar y de amar al inocente

Era Colón: pasaba sonriente

Y su inefable sonrisa conquistaba

Al que ya como dios lo veneraba

  ——————-

Así a los sencillos aparece

Cuando su sombra evocan

Guanahaní el pedestal, Colón la estatua.

Y finalmente, en Los conquistadores de Chile concibe una oda a Alonso de Ercilla, autor del texto La Araucana, poema épico sobre la conquista del continente americano:

 Y en tanto que los otros,

Conquistadores momentáneos

Cuanto más se venere al araucano

Más la conquista de Ercilla es eterna.

Atrévete a revisar la poesía de Hostos y conocer por ti mismo su propuesta de una poesía que refleje las realidades históricas y sociales de tu entorno. Escribe un poema sobre tus luchas personales pero sumergidas en lo que sucede en Puerto Rico. “Llevar los ojos en la cara” cuando hacemos poesía es abandonar la enajenación y abrirnos a la dura realidad para transformarla.